Informe del CEER alerta que en los últimos meses hubo déficit fiscal en cuentas públicas

Informe del CEER alerta que en los últimos meses hubo déficit fiscal en cuentas públicas

Las cuentas públicas provinciales registraron déficit fiscal en los últimos seis meses, según un relevamiento del Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales del Consejo Empresario de Entre Ríos (CEER).

Así se cuenta en una publicación que hizo el sitio Entre Ríos Ahora. “Las cuentas públicas de Entre Ríos volvieron a caer en rojo. El ordenamiento de los números que el gobernador Gustavo Bordet alzó como bandera durante sus gestiones trastabilló este primer semestre. El déficit fiscal se registró durante los primeros seis meses, ante una evolución de los gastos por encima de los ingresos”, se indicó.

Según el informe del CEER, “la diferencia entre ingresos y gasto público continuó reduciéndose con la tendencia del primer trimestre, llevando a que el resultado financiero se torne negativo, acumulando un déficit de -$7.152 millones en el semestre. Sin considerar el pago de intereses de deuda, el resultado primario también fue negativo en -$703 millones”.

“Teniendo en cuenta que la inflación interanual fue de 115%, el resultado negativo se produce por un incremento en los recursos totales (+105%), menor que el crecimiento de los gastos totales (120%), con respecto al mismo período del ejercicio 2022”, indica el texto.

Evolución de los recursos públicos provinciales

El estudio señala que “los recursos tributarios nacionales y provinciales crecieron por debajo de la inflación. Los “nacionales” que provienen de la coparticipación nacional representaron el 52% del total recaudado. Mientras que los recursos obtenidos del cobro de impuestos provinciales representaron el 16%”.

Todos los conceptos, que en conjunto representan el 89% de lo recaudado, crecieron por debajo de la tasa de inflación, mientras que el concepto “otros ingresos tributarios” se incrementó en términos reales, es decir, mayor a la variación de precios. Los conceptos de menor crecimiento fueron “transferencias nacionales”, “Recursos de capital” y “recursos tributarios provinciales”.

La recaudación de Tributos nacionales, provinciales y contribución a la seguridad social, representa 85% de los recursos corrientes. El otro 15% se compone de ventas de bienes y servicios (actividades productivas de empresas públicas), Intereses cobrados por colocaciones financieras, transferencias corrientes discrecionales del gobierno nacional, y no tributarios (regalías de hidrocarburos y de recursos hídricos).

Recursos tributarios provinciales

El impuesto a los Ingresos brutos aportó el 72% de los recursos tributarios provinciales, el componente “directo” que recae sobre empresas locales que realizan transacciones en la provincia y el componente “multilateral” que pagan las empresas por vender en otras provincias, crecieron el 1% y el 9% por debajo de la inflación, respectivamente, se observa.

El resto de los impuestos, añade el texto, que en conjunto representan el 28% restante, presentan crecimientos dispares, pero todos menores a la variación interanual de precios. Destacando que el de menor crecimiento es el impuesto inmobiliario rural; esto se debe en parte a beneficios impositivos otorgados por la crisis de sequía que vivió el sector agroganadero.

Evolución del gasto público provincial

Por otra parte, el estudio puntualiza que en promedioel gasto total se incrementó por encima de la inflación interanual, pero los gastos corrientes crecieron a la par de la variación de precios, mientras que los gastos de capital lo hicieron en mayor medida, con una variación real del 47% anual.

De los gastos corrientes, los conceptos que más crecieron son “transferencias al sector privado”, “Seguridad social” y “Salarios de empleados público”. Por otro lado, crecieron en menor medida el gasto en “compra de bienes y servicios”, “transferencias a municipios” y “otros”.

Los gastos de capital que más se incrementaron en el período fueron las “transferencias” discrecionales al sector privado y municipios, seguida “préstamos otorgados al sector privado” y de “inversión real directa”, es decir en el desarrollo de bienes de capital y obras de infraestructura, el cual representó el 4,2% del gasto total.

El 76% del gasto se concentra en el pago a salarios del personal público, prestaciones a la seguridad social (jubilaciones, pensiones y otros) y coparticipación a municipios, recuerda el CEER en su informe.

Consideraciones finales

Las cuentas públicas registraron déficit financiero después de tres ejercicios de superávit, dado que el último registro de déficit fue en el primer semestre de 2020, recuerda el CEER. El mayor crecimiento del gasto por encima de los recursos en los últimos trimestres llevó a revertir el ahorro del balance de las cuentas públicas.

En relación a las causas, se evalúa que “posiblemente la reducción en el nivel de actividad (según se observa en los indicadores nacionales), el impacto de la sequía sufrida durante el trimestre y el contexto macroeconómico actual, estén reflejado los menores recursos tributarios provinciales”.

Asimismo, el estudio pone la lupa sobre un tema no menor: la estrategia financiera del Gobierno. Allí se indica que el crecimiento del concepto “otros recursos no tributarios”, que se compone de “rentas de la propiedad – intereses cobrados”, fue del 203% interanual, acumulando $21.600 millones en el semestre. “Es importante para los siguientes trimestres realizar un seguimiento de éste, por ser unconcepto de recaudación temporario y por la ponderación creciente en las arcas provinciales que viene presentando en los últimos trimestres. Si realizamos la simulación de apartar el concepto de “intereses cobrados” se hubiera llegado a los -$28.750 millones de déficit financiero”, observa el estudio.

Por el lado del gasto, se destaca el crecimiento del gasto de capital y de las transferencias discrecionales al sector privado y municipios. Dentro del primero, el concepto de mayor crecimiento fue el de la “construcción – con recursos propios” con una variación de 319%. Y por el lado de las transferencias se observa un incremento del 466% en concepto de subsidios a municipios.

Por último, el relevamiento de las cuentas públicas precisa que el gasto público de la provincia medido por habitante, creció 117% interanual, es decir más de un 1% en términos reales. En el mes de junio se gastó en promedio mensual unos $57.700 per cápita, la suma anualizada daría $692.000 per cápita, a valores actuales. En términos comparativos el indicador provincial es un 22% superior al de la provincia de Santa Fe, que registró un gasto promedio mensual de $47.200 por habitante. Y es un 56% superior al de la provincia de Córdoba, ya que se gastó en promedio mensual $37.000 por habitante.